Brasil es el país más peligroso del mundo para el transporte de valores


Brasil es el país más peligroso del mundo para el transporte de valores

Brasil es el país más peligroso del mundo para transportar efectivo y almacenarlo en las empresas de seguridad y sus servicios de transporte de fondos, según declaración de la Asociación Brasileña de Empresas de Valores Transporte (ABTV). Esta asociación se basa en los últimos ataques de bandas de criminales realizados con el uso de armas de gran calibre, tales como fusiles y ametralladoras del calibre .50 (capaces de derribar helicópteros), explosivos y distintas armas de guerra, que provocó aproximadamente R $ 140 millones en pérdidas al menos en los últimos cuatro asaltos realizados por bandas especializadas.

"Es un hecho. A pesar de todo no se oyen informes de este tipo de asaltos en el mundo ", dijo Marcos Paiva, presidente de ABTV.

Según Paiva, las empresas de transporte de fondos están invirtiendo en su propia seguridad para fortalecer los edificios en los que tienen establecidas sus bases de operaciones, que contienen gran cantidad de dinero para ser transportados a los bancos y las empresas que lo solicitan. "La tendencia es aumentar la seguridad de las estructuras. Tenemos restricciones legales, pero estamos trabajando dentro de lo que es posible. Hemos invertido R $ 400 millones en los últimos cinco años en el país en relación con este aspecto", dijo Paiva.

Representantes del Estado visitaron una de las  empresas de transporte de fondos que operan en el país para ver las mejoras llevadas a cabo. Una de esas mejoras se ubica en las entradas a base, dónde son capaces de aguantar disparos de fusil y ametralladoras y pueden ser usadas como escudos por los trabajadores. En el interior, hay un verdadero fortín con detectores de metales y sistemas de seguridad especiales, cómo las puertas de acero esclusa, que no se abrirá si la primera no está completamente cerrada.

Otro detalle es que el espesor de la puerta de la caja fuerte se ha mejorado en gran medida, con muchas más capas de acero. Y si los delincuentes son capaces todavía de sortear todas estas barreras, que incluyen puntos estratégicos con "escudos" capaces de aguantar armamento pesado y explosiones de una determinada intensidad. Los lugares donde está el dinero tienen máquinas de humo o generadores de niebla, así como módulos de una espuma de poliuretano, que aísla y asegura con una capa muy gruesa el efectivo, la cual sólo es posible retirar tres días después de su uso.

"Toda esta inversión es no sólo la protección de dinero, sino también la de  nuestro personal", dijo Paiva.

Paiva aboga por una mayor inversión en los servicios de inteligencia de la policía y más información para compartir entre empresas y cuerpos policiales. "No podemos esperar a que una nueva ola de asaltos nos vuelva a  pasar. Tenemos que invertir en inteligencia para detener al malo de la película antes. La Policía Civil hizo esto durante un intervalo de dos meses, anticipándose a los golpes y preveniendolos gracias a la información que consiguieron y se apoderaron de una gran cantidad de armas pesadas. "

La secuencia de ataques a las empresas de transporte de fondos comenzó en marzo en la sede Protege en Campinas; más tarde, en abril de Prosegur en Santos; en julio, también en Prosegur, en Ribeirão Preto. La última acción se llevó a cabo en Santo André en agosto. En este último caso, no se llevaron nada.

De acuerdo con la determinación del Departamento de Investigación Criminal (Deic), las acciones fueron coordinadas por los mismos criminales. La policía investiga la participación de los miembros del Primer Comando de la Capital (PCC) en los crímenes, según el Estado Brasileño.

Para la policía, los ataques cesaron después de la acción en Santo André, gracias a la detención de nueve sospechosos por el Departamento de Prevención y Supresión de Narcóticos (Denarc) y la incautación de varias armas, incluyendo un rifle del calibre .50.

No hay comentarios