Peligroso precedente de subcontrataciones entre empresas de seguridad

La empresa Marsegur, en un contrato dependiente del Ayuntamiento de Madrid como es la vigilancia en los Centros del Organismo Autónomo Madrid Salud, se ha acogido a la legislación vigente y va a subcontratar el servicio a Sinergias de Vigilancia y Seguridad.
De todos es sabido que la empresa Marsegur tiene bastantes contratos adjudicados con la administración, que a sabiendas de la cantidad de voces de protesta que surgen en diversos medios (AQUÍAQUÍ) y desde los mismos trabajadores, les siguen adjudicando contratos. Una prueba más de que los políticos están a otros menesteres que a aquellos que afectan a los trabajadores de su administración y que ellos gestionan. Esperemos que el Ayuntamiento de Madrid, en un contrato adjudicado en la época de Ana Botella, no permita que esta maniobra suceda ya que la merma en los sueldos de los vigilantes sería bastante notable.

Las diferencias en euros entre convenios son cuanto menos llamativos y los trabajadores, si se llevara a efecto la cesión sería para echarse a temblar:


CONVENIO NACIONAL:                          CONVENIO DE SINERGIAS:

SUELDO BASE:  1.122,68                            SUELDO BASE: 690

HORA NOCTURNA: 0,99                            HORA NOCTURNA: 0,06

FESTIVOS: 0,79                                            FESTIVOS: 0,06

PLUS DE TRANSPORTE: 107,78               PLUS DE TRANSPORTE: 10

PLUS DE VESTUARIO: 87,82                    PLUS DE VESTUARIO: 5

NOCHEBUENA/VIEJA: 65,94                    NOCHEBUENA/VIEJA: 12



El problema de esta situación que se genera es que va a sentar las bases de un peligroso precedente que podría ser usado por otras empresas para abaratar costes. El nexo de unión entre Sinergias y Marsegur es sabido por todos, y otras empresas podrían seguir el mismo ejemplo creando empresas satélite dónde el coste por el trabajador sea reduciblemente notable y así aumentar los beneficios para los que tienen la sartén por el mango. ¿Piensa realmente aquél que contrata una empresa de seguridad, que alguien que cobra casi cien euros más por encima del salario mínimo interprofesional estaría dispuesto a dejarse la vida por los demás? Ni con la vocación como vigilante grabada a fuego en la espalda hace nadie eso. Esperemos que este nuevo "modus operandi" no se extienda y no cunda el ejemplo ya que la debacle para un sector que va cuesta abajo y sin frenos está más que asegurada
Nuevamente, como siempre y para variar es el trabajador el que paga los platos rotos de la cena.







No hay comentarios