Sentencia dónde se relata un episodio de acoso laboral y sexual a una compañera


En la siguiente sentencia, donde se constata la existencia de vulneración de derechos fundamentales por acoso laboral y sexual en la persona demandante condenando a la empresa  por el daño moral causado, en el relato de los hechos se especifica como es la travesía del desierto por la que atraviesa una mujer cuando es víctima de acoso en este sector. Se constata con esta sentencia que este es un sector donde a algunos vigilantes aún les queda mucho que aprender aunque lleven muchos años con la placa en el pecho.




Insultos, menosprecios, vejaciones, apertura de taquillas....  Un relato de los hechos que le hace a uno pensar por momentos que parece sacado de un libro de Stephen King. Por desgracia es la dura y pura realidad.

En la sentencia recurrida, la actuación de la empresa ante las denuncias efectuadas y los informes de los servicios de prevención de riesgos laborales es diferente, teniéndose por acreditada una omisión negligente y continuada. Así, se relatan múltiples denuncias efectuadas por la trabajadora; en la investigación interna empresarial, el Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, emitió informe tras diversas informaciones testifícales, sobre acoso sexual verbalizado por otro trabajador, discusiones, menosprecios, insultos por escrito, apertura de su taquilla y similares, confirmando la existencia de conductas de acoso sexual de componente verbal y situaciones/condiciones de carácter psicosocial que han actuado o influido de manera desfavorable en el contexto y/o ambiente laboral de los vigilantes de seguridad del servicio de vigilancia. Con fecha 16/5/2011 el delegado de prevención, formula un comunicado de riesgos por acoso sexual, haciendo constar quién era el presunto acosador y que en el centro de trabajo de Nuevos Ministerios, hay conductas de abusos, vejaciones, intento de agresión de un compañero, humillaciones y amenaza escrita de muerte Se valora especialmente la conexión causal entre la situación clínica de la actora y la situación de acoso laboral y sexual, según consta en sentencia previa en la que se declara que la baja médica de la demandante es de origen profesional. Por lo que concierne a las persona físicas codemandadas, la sentencia señala que " no se deduce de la narración fáctica, la participación de estas en los hechos de forma inequívoca e indudable, de forma que pudiera conducir a una condena de carácter solidario con la empresa, quien de forma inadmisible ha consentido, por omisión negligente y continuada, la situación irregular".







No hay comentarios