Sentencia desestimada para una empresa por comisión de falta muy grave con sanción de 30000 euros


La entidad apelante aduce en su recurso de apelación, que la sentencia apelada incurre en incongruencia omisiva, al carecer de la más mínima fundamentación jurídica en lo que se refiere a la valoración de la prueba practicada y la determinación de la responsabilidad de la entidad apelante, la actividad desarrollada por su empleado son las propias de conserjería y mantenimiento, excluidas del ámbito de aplicación de las normas de seguridad privada; el expediente sancionador viola el principio de presunción de inocencia; alega la vulneración de la teoría de los actos propios y la desproporción de la sanción impuesta.

La sanción de multa impuesta fue de treinta mil un euros (30.001 €) prevista en el artículo 61.1.a) de la Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada , por la comisión de la infracción MUY GRAVE tipificada en el artículo 57.1.a) en relación con el 10.1 y 18.1 de la Ley 5/2014, de 4 de abril , y en el artículo 148.1.a) en relación con el 2.1 del citado Reglamento.


Los funcionarios que practicaron la inspección en la Urbanización Vera de Garden, sita en la Avda. Ciudad de Alicante n°4 de Vera (Almería), observaron la existencia de una caseta a la entrada, que sobre las 2,15 horas en su interior se encontraba el operario de la entidad apelante, que visionaba un monitor con la pantalla dividida en 4 partes en la que se veían las imágenes de las diferentes cámaras de videovigilancia que rodeaban el complejo de la urbanización, también constataron que el vigilante efectuaba rondas por el perímetro de la urbanización cada dos horas aproximadamente, anotando los servicios realizados, los horarios y las funciones que realizaban los trabajadores de la urbanización, controlaba los vehículos que accedían a la misma e identificaban a sus ocupantes.

Esta actividad ha de ser incardinada en el ámbito de labores de vigilancia y custodia que regula el precepto legal arriba citado, y por ello tal conducta aparece tipificada en la infracción administrativa precitada, sin que sean admisibles las alegaciones exculpatorias expuestas por la parte apelante.

A la luz de estos datos esta Sala concluye en la misma apreciación que el Juzgador de instancia, la actividad efectivamente realizada por la entidad perseguía la finalidad de protección y custodia del inmueble y su contenido sobre el que se desarrollaba la actividad contratada, realizando funciones de control y vigilancia, que se integra en el ámbito del apartado 1, letra a) del artículo 32 de la Ley de Seguridad Privada , arriba citado.

Debiendo significarse, que esta Sección viene calificando, constantemente, como funciones de seguridad, la realización de rondas por el interior o por el exterior de los inmuebles, al configurarse como una de las más genuinas manifestaciones de los servicios de seguridad privada que, por la naturaleza de su prestación, es propio de los vigilantes de seguridad (por todas, Sentencias de 6 de febrero y de 12 de noviembre de 2008 y de 21 de enero de 2009 ), realizadas por personas que no han sido contratadas por los titulares de los establecimientos o inmuebles (entre otras, Sentencias de 21 de octubre de 2005 , de 5 de marzo de 2008 o de 27 de mayo de 2009 ).

Por ello, su actividad empresarial viene obligada a dar cumplimiento a los condicionamientos legales exigidos por la Ley de Seguridad Privada, y cuya infracción determina la corrección de la sanción administrativa impuesta.

*Ante estasentencia cabe recurso. Aunque visto el razonamiento de su señoría les trae más cuenta pagar la multa y dejar de recurrir.










No hay comentarios