Sentencia: Su señoría da total veracidad al testimonio de un compañero en un juicio por hurto.


El día 1 de abril de 2016, sobre las 12:30 horas, Iván , de forma deliberada se intentó apropiar de unas zapatillas por un importe total de 9'99 euros, del interior del establecimiento Decathlon sito en la c/ Grecia de Castellón, sin abonar su importe, siendo sorprendido antes de salir de la tienda y después de sobrepasar la línea de cajas del citado comercio, con las referidas zapatillas escondidas en el interior de la mochila que llevaba al sonar el sistema de alarma del comercio. El acusado es condenado como autor de un delito leve de hurto en grado de tentativa a la pena de veinte días de multa a razón de cinco euros diarios, lo que hace un total de 100 euros.
La sentencia impugnada enumera los medios de prueba que se han tenido en cuenta para estimar acreditada la participación del citado acusado, y los argumentos a partir de los cuales se ha considerado acreditada la autoría. Así, el atestado policial da cuenta de la denuncia formulada en ese sentido por el vigilante de seguridad del establecimiento, el cual ratificó en juicio dicha denuncia relatando el modo en que se produjeron los hechos. No niega el acusado que efectivamente estuvo en el citado establecimiento, limitándose a decir que el principio acusatorio imponía a la acusación la práctica del medio probatorio consistente en las grabaciones efectuadas por las cámaras de seguridad, como si no fuese suficiente en este caso con la declaración prestada en el acto del juicio por el vigilante de seguridad (no se ha cuestionado su declaración) que interceptó al acusado y de inmediato avisó a la policía. Existe, por tanto, prueba de cargo suficiente para que el Juzgador pudiera llegar racionalmente a la conclusión de declarar probados aquellos hechos que refiere en su relato fáctico, lo que hizo, además, expresando de manera detallada y precisa cuáles fueron los elementos de convicción que le llevaron a esa determinación, cual es la convincente declaración del vigilante de seguridad. En este sentido, ha valorado el contenido de los testimonios de cargo y de descargo (éste mediante el escrito presentado al efecto) y ha obtenido una convicción que explica en la sentencia de manera racional y lógica.

Por lo tanto, el juez desestima el recurso y unas zapatillas de 10€ le salen por 100 mas las costas......  Para la próxima seguramente que Iván pague las zapatillas.






No hay comentarios