Empresa de servicios sancionada infracción muy grave por prestar servicios de seguridad careciendo de habilitación necesaria


En el expediente administrativo y en concreto en la Resolución sancionadora se expresan los hechos que aparecen probados, y que han sido recogidos en la sentencia apelada, y se indica: "... En el momento de la inspección, pudo observarse en el interior de una caseta, de mampostería estructural, situada a la entrada de, la empresa, al trabajador perteneciente a la empresa "MINUSCENTER, S.L.U.", quien vestía uniforme compuesto por pantalón azul, camisa celeste con corbata azul y jersey del mismo color con anagrama a la altura del pecho izquierdo con la leyenda "Minuscenter"."

Y se añade: " En dicha caseta, había un sistema de video-vigilancia consistente en un monitor en el que se visionan las imágenes emitidas por unas diez cámaras repartidas por las instalaciones de la empresa, estando distribuidas, cinco por la zona perimetral interior y, el resto, por diferentes departamentos y zonas interiores Además, existía un soporte de video-grabación de las imágenes emitidas por las cámaras. También tenía instalada una centralita de alarma provista de un teclado para el armado y desarmado de un sistema de seguridad anti-intrusión existente en las instalaciones de la mercantil." .

El Tribunal declara en reiteradas ocasiones que cualquier función de seguridad y protección exige como primer postulado el conocimiento de la situación cuya protección y seguridad se pretende, para lo cual cualquier función de seguridad exige como elemento consustancial y primario la prestación de una atención y cuidado de las cosas y personas sobre las que existe una obligación de vigilar, es decir, la actividad de vigilancia se configura como una actividad necesaria, imprescindible y primaria de cada de las funciones que enumera el artículo 11 de la Ley de Seguridad Privada , como integrantes de las funciones que con carácter exclusivo han de desempeñar estas empresas, y, en el caso de autos, esta función se realiza mediante el visionado del monitor que aporta las imágenes de diez cámaras que controlan los puntos más sensibles del espacio a controlar, con sistema de video-grabación y, además, estaba instalada una centralita de alarma, y como dice el Juez a quo, en el momento de la inspección un empleado de la entidad apelante se encontraba solo en el interior de la caseta, el monitor estaba encendido y " se visualizaban las imágenes que las cámaras suministraban del conjunto de las instalaciones ". Esta conducta se incardina en el ámbito normativo que hemos indicado más arriba, como genuina función de los vigilantes de seguridad, que regula la Ley de Seguridad Privada, y por ello, no existe error alguno en la valoración de la prueba efectuada en la sentencia apelada. POR LO TANTO SE IMPONE A LA RECURRENTE LA SANCIÓN DE MULTA DE 30.001 EUROS, POR LA COMISIÓN DE LA INFRACCIÓN MUY GRAVE QUE TIPIFICA EL ART. 22.1.A), EN RELACIÓN CON EL ART. 7.1 DE LA LEY DE SEGURIDAD PRIVADA Y 148.1.A) DE SU REGLAMENTO, POR LA PRESTACIÓN DE SERVICIOS DE SEGURIDAD A TERCEROS CARECIENDO DE LA HABILITACIÓN NECESARIA .

Contra la sentencia cabe recurso.... aunque no sabemos si pagar por tercera vez las costas y la sanción les traerá cuenta.

*AVISO: Debido a las normas establecidas por el fondo documental de sentencias del poder judicial para el uso del documento, no podemos poner la opción de descargar la sentencia. Sólo consulta




No hay comentarios