La importancia de escribir en el parte de servicios todo lo que hacemos sobre nuestro trabajo

El informe de servicios que realizamos durante nuestro turno de trabajo es, llegado el momento dado, nuestra salvaguarda de que el trabajo lo hemos realizado de la manera que viene en la órdenes de puesto.  Evidentemente se puede mentir en los partes y poner cosas que no realizamos, pero cada palo que aguante su vela cuándo la empresa coteje ese informe con cámaras, conexiones y desconexiones  de alarmas, o algún responsable de otro departamento.
De ahí la importancia a la hora de escribir en el, las incidencias de nuestro turno laboral.




Esta sentencia es un ejemplo de ello, en el que esta ocasión es favorable al vigilante y estima este juez que en última instancia se debería haber tomado otro tipo de sanción, confirmando de todos modos la falta como grave.
El actor viene prestando servicios para una empresa de seguridad con la categoría profesional de vigilante de seguridad y antigüedad de 16-6-2011, en el complejo de la comisaría de Erandio (Ertzaintza).
La empresa tiene adjudicado el servicio de seguridad de las instalaciones del Departamento de Interior del Gobierno Vasco en Erandio, compuesto por varios edificios. Dicho servicio de vigilancia se presta durante el turno de noche a través de 7 puestos de vigilantes, y los trabajadores asignados rotan cada 2 horas en los puestos de trabajo adscritos, según cuadrantes asignados - accesos, rondas.- Cada vigilante tiene asignado un puesto de inicio, y a partir de ahí debe cambiar al puesto siguiente cada dos horas. El operario que atiende las rondas debe hacer constar en el parte los km. que tiene el vehículo en el momento de iniciar la ronda, así como los que tiene cuando abandona el servicio para rotar a otro puesto. El 24-12-2014 el actor tenía asignada la prestación de servicios en el centro de trabajo en turno de noche, siendo su adscripción al servicio de ronda.

Al iniciarse la jornada (22 horas del día 24-12-2013) el vigilante , responsable de turno, le comunica que esa noche no se van a producir rotaciones. El actor permaneció las 3 primeras horas de servicio en el puesto de Ardatz, lugar donde cena acompañado de otro vigilante. A las 1.00 horas el actor se acerca al control para ver cómo se realiza el relevo o, en su caso, recibir instrucciones. El responsable del turno le indica que se sigue como se había previsto hasta nuevo aviso. El coche de la ronda queda a disposición de todos los vigilantes para desplazarse a otros puestos y poder celebrar la nochebuena con otros compañeros. A las 4.45 recibe el actor orden de relevar al compañero que se encuentra en la zona de "informática". Llega al puesto a las 5.00. En el parte de rondas con vehículo aparece sin consignar el kilometraje del coche entre las 22 y las 6.00 (fin del servicio de ese turno).




La empresa notificó al actor el 30/1/2014 el despido disciplinario imputándole sustancialmente no haber realizado rondas en la noche del 24 al 25 de diciembre, con desatención del servicio de vigilancia así como por no hacer constar en el parte las alteraciones que se habrían producido sobre el plan inicial. La Sala de suplicación razona al respecto que la realización de un turno sin rotaciones no se le puede imputar al demandante a la vista de la orden emanada por el jefe del equipo, por lo que falta la intencionalidad y fue ese mismo responsable el que admitió que quedase a disposición el vehículo para la celebración de la Nochebuena con otros compañeros, por lo que dicho incumplimiento tampoco se debe a su propia iniciativa.
El razonamiento de la sala concluye que dichas conductas no alcanzan la gravedad del despido, por lo que declara la improcedencia. Por otra parte, considera la sentencia que la conducta del actor es sancionable, pero dentro de las faltas graves, de manera que se podría facultar a la empresa para imponer esta sanción si se cumplen los requisitos legales ( art. 108 LRJS ), pero como conforme al art. 57 del Convenio han pasado más de 20 días desde la comisión del hecho hasta su sanción, no se pronuncia sobre esta cuestión.
Se declara la inadmisión del recurso por la empresa y la sentencia se declara firme sin más posibilidad de más recursos.


 ¿Cómo se hubiera ahorrado ésto cualquier vigilante? Poniendo en el parte que no da rondas por que el Responsable de equipo coge el coche patrulla con el que ha de darlas para hacer otros menesteres, y las indicaciones que este le da. Nos hubiéramos ahorrado tiempo y dinero, así cómo muchos dolores de cabeza.

*AVISO: Debido a las normas establecidas por el fondo documental de sentencias del poder judicial para el uso del documento, no podemos poner la opción de descargar la sentencia. Sólo consulta








1 comentario:

  1. Cierto y necesario.

    Al ritmo de la moda de las instrucciones verbales, o de personal no designado válido para darnos instrucciones, o de personal que desconocemos y además, es reticente a identificarse de propio......
    A ese ritmo......QUEDAMOS CONVERTIDOS EN CABEZAS DE TURCO, y cargamos con las consecuencias de la ineptitud del mando o su cadena.

    Si la organización de las empresas, fuese la correcta, todos nuestros actos quedarían previstos........¿En serio? Cuántas veces me han surgido situaciones no previstas, bloqueando mi cabeza entre la duda, el miedo.......ahora.....ante una situación igual, ya no me bloqueo:
    -Me paro a pensar, repaso mi biblioteca mental de sucesos, a ver si puedo
    -Si no fuera una situación ya vivida, o adaptable, POR PROPIA INICIATIVA, implemento un procedimiento, que ya se a analizará "a posteriori", su idoneidad, o sus fallos, para preveer su mejora antes de archivarlo mentalmente.....

    Un error, no es un falta grave en el servicio, si no una oportunidad preciosa de conocer nuestras flaquezas, y explorar una mayor fortaleza.

    ResponderEliminar