Falta Muy Grave por tener a "auxiliares de vigilancia" realizando servicios de seguridad encubiertos


*Antes de empezar a leer, recalcar al visitante que somos conscientes de que la categoría laboral del "auxiliar de vigilancia" no existe. Se ha puesto así por que son las funciones que realiza, según la empresa, y así aparece en el escrito de apelación. 

Según se relata en la sentencia AN:2017:1271, resulta que salta la alarma de un centro comercial y la asiste una patrulla de guardias civiles que pasaban en ese momento por allí. Una vez verificado por los agentes del instituto armado que estaba todo correcto, al ir a marcharse se percatan de un vehículo estacionado en las inmediaciones. Evidentemente, los agentes van hacia el vehículo y al acercarse ven a un individuo dormido en su interior.

"El Controlador se vio sorprendido ante presencia de los agentes debido al profundo sueño en el que se encontraba e intentó justificar su actitud con evasivas. Preguntado por los guardias civiles de cual era su cometido allí, manifiesta que se encuentra vigilando una obra y más concretamente unas casetas. Así mismo, se le pregunta por los agentes que si ha advertido la alarma que había saltado en las inmediaciones de su lugar de trabajo, manifestando que él no había oído ninguna alarma."

En el acta levantada por los agentes, aparte de ser denunciado conforme a lo previsto en la Ley Orgánica 4/2000, sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España, por no haber comunicado el cambio de domicilio a las autoridades españolas, se recoge que este trabajador "se encarga de vigilar la obra que se encuentra en el Centro Comercial Rivas Futura para que no entre nadie y si ve a alguna persona entrar llamar a la Policía, que realiza rondas de seguridad en la obra ya que tiene varias partes separadas la obra, que las rondas las realiza con un coche propiedad suya ".

En el escrito de apelación figura lo siguiente, tal cual:
En el escrito de apelación se alega, error en la apreciación de la prueba, señalando que las funciones desarrolladas por la recurrente no son propias de personal de seguridad privada. Así, entiende el apelante que en primer lugar se ha de estar al CONTRATO DE TRABAJO suscrito por el trabajador D. Leovigildo con su representada, el cual acredita que la ocupación de éste es "AUXILIARES DE VIGILANTE Y SIMILARES NO HABILITADOS PARA LLEVAR ARMAS" y que el trabajador realiza funciones de "AUXILIAR DE VIGILANCIA", firmando él mismo dicha ocupación y categoría profesional, sin que exista otro encuadramiento posible.




Con tal descripción de lo ocurrido, resulta mas que claro para su Señoría que a la vista de los datos expuestos anteriormente, el razonamiento lógico lleva a pensar que las llamadas funciones de servicios integrales, tal y como lo califica el contrato de trabajo aportado al expediente administrativo, aun reconociendo lo impreciso y genérico de la denominación "servicios integrales", o "auxiliar de vigilante", según el propio apelante, no son sino en realidad servicios de seguridad privada encubiertos, como tantas veces ha tenido ocasión de pronunciarse la Sala y Sección en supuestos de vigilancias de obras contratados no por la propiedad sino por un tercero en horario nocturno.
Si bien se trataba de casos que por su ámbito temporal le era aplicable la Ley de Seguridad Privada 23/92, de 30 de julio, la nueva Ley no ha variado absolutamente nada la descripción del tipo sancionador.


Por lo tanto se concluye que esta prestación de servicios de seguridad a terceros, careciendo de la habilitación necesaria, es constitutiva de infracción muy grave, tipificada en el artículo 57.1.a) de la Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada consistente en la prestación de servicios de seguridad privada a terceros careciendo de autorización, y en el 148.1.a) del Reglamento de Seguridad Privada. Sanción que lleva aparejada una multita de 30000€



No hay comentarios