La seguridad privada francesa termina su legislación para poder armarse

Se publicaba la semana pasada en el Diario Oficial Francés las regulaciones sobre la certificación de organizaciones de formación para actividades de seguridad privada y de investigación privada, sobre las especificaciones para la formación inicial en actividades de seguridad privada, sobre la formación continua de agentes de seguridad privada, y sobre condiciones especiales para la adquisición, posesión y retención de armas que pueden usarse para ciertas actividades de seguridad privada




Esto hace que Francia se ponga al día en un sector que tenía apartado, y se termine de regular sobre todo en el asunto de la tenencia de armas por el personal de seguridad privada, en el que había más sombras que luces.

Hace unos días ya os adelantábamos algo sobre este asunto (Aquí), a colación de una encuesta de satisfacción que habían realizado entre los ciudadanos franceses. Con la publicación en el Diario Oficial de las condiciones especiales para la adquisición y posesión de armas que pueden usarse para ciertas actividades de seguridad privada, se toma una medida acelerada a la sombra de la amenaza terrorista que sufre el país e impone la regulación en algunos aspectos de este sector.

Como es evidente y lógico, será la seguridad pública quién controle y regule todo esto que afecta a la seguridad privada, como pasa en España

El Decreto No. 2017-1844, de 29 de diciembre de 2017, sobre el ejercicio de ciertas actividades de seguridad privada con el uso de armas, en vigor y más claramente regulado con las últimas publicaciones oficiales, autoriza a los vigilantes franceses a llevar el siguiente armamento :

Revólveres con cámara para el calibre 38 Especial con el uso exclusivo de municiones de servicio de proyectil expansivo,  pistolas del calibre 9x19 (9 mm Lüger) con el uso exclusivo de municiones de servicio de proyectiles expansivos; generadores de aerosol incapacitantes o lacrimógenos con una capacidad superior a 100 ml; bastones telescópicos; tonfas, generadores de aerosol incapacitantes o lacrimmógenos con una capacidad inferior o igual a 100 ml.

Además de las armas mencionadas pueden prestar servicios con escopetas dentro de las denominadas infraestructuras críticas.




En una entrevista a Le Figaro, Olivier Duran, director de comunicaciones de la Unión Nacional de Compañías de Seguridad (Snes) declaraba que los agentes, dependiendo del servicio actuarán en parejas, llevarán chaleco antibalas y la pistola como dotación.

Hay que recordar que Francia tuvo que sacar al ejercito a las calles para patrullar y reforzar la seguridad ciudadana, debido a la psicosis de inseguridad que produjeron los sangrientos atentados provocados por los islamistas radicales. Con esto se pretende, según los medios de comunicación franceses, que sea una medida de refuerzo (más de autoprotección para los vigilantes que otra cosa es la impresión que nos da) para la seguridad en general.



4 comentarios:

  1. AQUÍ EN ESPAÑA DEBERÍAN DE DESTITUIR EL CARÁCTER DE AGENTE DE AUTORIDAD A TODOS LOS VIGILANTES DE SEGURIDAD PARA TENER MÁS PROTECCIÓN JURÍDICA EN SUS INTERVENCIONES.

    ResponderEliminar
  2. Solo se tiene que volver a la legislación de antes de 1992 para que todos los Vigilantes de Seguridad en España tengan carácter de agente de la autoridad y porten su arma reglamentaria cualquier día pasará una desgracia en un centro comercial y mientras llegan las FFCCS contemos con varios muertos por no estar los profesionales de seguridad armados

    ResponderEliminar
  3. En España no hay cultura de la seguridad ni de la defensa. Todo es de cara a la galería y un paripé. Esa es la realidad. Sueldos bajos, escasa formación, nula proteccion de ministerio de interior, etc, etc, con una alerta 4 por amenaza terrorista. La desmotivación y frustración en la mayoría de los VS es palpable. Siento envidia de Francia y de otros países en los que la seguridad privada forma parte del sistema de seguridad nacional de aquel país. Aquí con que nos toquen el lomo el día de la seguridad privada para mayor gloria de cargos policiales y jefes de empresa nos damos por recompensados. Es la conclusión tras veintiún años en el sector, y quién no lo quiera ver, allá él. Un saludo y enhorabuena por la pagina.

    ResponderEliminar