Casi 4.000 efectivos participarán en el dispositivo de seguridad del partido de fútbol entre el River Plate y el Boca Juniors en el Santiago Bernabéu

Alrededor de 4.000 efectivos participarán en el dispositivo de seguridad para la final de la Copa Libertadores entre el River PLate y el Boca Juniors que se celebrará el próximo domingo en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid.

Así se ha determinado en la reunión de coordinación celebrada hoy y presidida por el delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes. En esta reunión han participado la Subdelegada del Gobierno, Maria Paz García Vera; el comisario general de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Castro Estévez; el jefe superior de Policía de Madrid, Jorge Manuel Martí; representantes del Ayuntamiento de Madrid; representantes de la Guardia Civil, el Jefe de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Delegación, el Jefe de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, el Jefe de la Brigada Provincial de Información, así como representantes de la Policía Municipal, de SAMUR-Protección Civil, Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, de Renfe Cercanías, EMT, Metro, aeropuerto de Madrid- Barajas y del Consorcio Regional de Transportes. También asistirán representantes de CONMEBOL, Real Federación Española de Fútbol y del Real Madrid.

En la reunión se ha tenido en cuenta el hecho de que el partido entre el River y el Boca es de alto riesgo y que continúa el refuerzo del nivel 4 de alerta antiterrorista.

Además de la previsión de asistencia de más de 25.000 seguidores por cada equipo hay que tener en cuenta que el resto de las entradas están reservadas para la CONMEBOL y la Federación Española de Fútbol. El estadio Santiago Bernabéu puede albergar alrededor de 81.000 espectadores y en este tipo de encuentros, tanto la CONMEBOL como la Federación Española de Fútbol tendrán reservados sus espacios.

Las aficiones de los dos equipos estarán situadas una frente a la otra. La del River Plate se ubicará en el fondo norte y la del Boca Juniors en el fondo sur, quedando reservados los laterales del estadio para afición neutral.

Casi 4.000 efectivos

Alrededor de 4.000 efectivos, un poco más de la mitad de ellos Policías Nacionales, velarán para que el encuentro se desarrolle con total normalidad y reforzar la seguridad tanto dentro como fuera del estadio.

El dispositivo estará integrado por agentes de la Policía Nacional con sus respectivas Unidades de Intervención Policial (UIP), Brigada Móvil, motos, Caballería, Unidades de Prevención y Reacción (UPR), Guías Caninos, Subsuelo, radio patrullas, helicópteros y miembros de la Oficina Nacional del Deporte, además de agentes de la Policía Municipal de Madrid, de la Federación Española de Fútbol, auxiliares y seguridad del Real Madrid, así como miembros de los servicios asistenciales de Samur, Protección Civil y Cruz Roja.

Se establecerá también un Centro de Coordinación Permanente (CECOR) del encuentro futbolístico en la Jefatura Superior de Policía de Madrid que estará operativo durante todo el día. Habrá también otro Centro de Coordinación en el propio estadio Santiago Bernabéu.

Prohibición circulación vehículos pesados

Tras el análisis de riesgo, se ha decidido limitar la circulación a vehículos pesados de más de 3.500 kilos en las inmediaciones del Estadio Santiago Bernabéu, entre las 00:00 horas del domingo día 9 y las 00:00 horas del lunes 10 de diciembre.

“Fan zone”

Asimismo, se han habilitado las denominadas “Fan zone” para los seguidores de ambos equipos. Se trata de amplios espacios donde se ubican carpas, zonas de relax, talleres, actividades y atracciones diversas.

El Ayuntamiento de Madrid ha determinado la instalación de estas áreas en dos espacios situados, en el caso del River Plate en la zona norte del Paseo de la Castellana, entre Plaza de Castilla y la Plaza de Cuzco y en el caso del Boca Juniors en la zona sur del Paseo de la Castellana junto a la sede del Ministerio de Fomento y la Plaza de San Juan de la Cruz.

Como en otras ocasiones, se instalarán controles en los accesos a estas zonas con el fin de evitar la introducción de elementos punzantes, vidrios y otros objetos en estos puntos de concentración de seguidores, para evitar problemas de orden público.

50.000 aficionados

La mayoría de los aficionados llegarán a Madrid por vía aérea, pero muchos de ellos lo harán con desplazamientos en vehículos particulares así como autobuses y trenes que llegarán a Madrid desde el resto de España y ciudades de Europa.

Renfe y EMT reforzarán sus servicios en las líneas que se encuentren alrededor del estadio Santiago Bernabéu.

Una vez terminado el partido las aficiones de los dos equipos podrán celebrar los resultados. Los seguidores del Boca Juniors se podrán reunir en la Plaza de Colón y los del River Plate irán a la Puerta del Sol.

Anillos de seguridad

Debido a la gran expectación y a la afluencia de público, se recomienda acudir con suficiente antelación para evitar aglomeraciones. El estadio abrirá sus puertas a las 17.30h, tres horas antes del comienzo del partido, momento en el que los aficionados ordenadamente pasarán los controles de seguridad exhaustivos en la entrada del campo, establecidos por la Policía con el fin de evitar la introducción de objetos que la Ley del Deporte prohíbe expresamente.

Otra medida importante de seguridad va a ser la asignación personalizada de algunas de las entradas por parte de los clubes, de forma que al ser asignadas se comprobará que los datos de los aficionados coincidan.

La seguridad se desarrollará durante el partido, pero también en las horas y días previos al partido y después del partido.

1 comentario:

  1. Respecto los efectivos de seguridad privada, según observé en imágenes de un telediario, dentro de el campo en observación de las gradas, se alternó UN AUXILIAR (de servicios), UN VIGILANTE DE SEGURIDAD, etc.....

    ResponderEliminar