¿Intentando desprestigiar a un sector?

El pasado Octubre del 2018, un compañero de Metro de Barcelona al intentar separar una pelea que se producía en el vestíbulo de una estación fue apaleado y apuñalado. En esta ocasión, ninguna asociación que tanto gusta poner en tela de juicio a todo un colectivo, ni ningún telediario se hicieron eco de la noticia como debieran a pesar de que el compañero al que casi asesinan era de color.

El compañero resultó herido por arma blanca en los brazos, protegiéndose con ellos y evitando así heridas de mayor gravedad. Los cortes en los brazos eran de gran profundidad y el vigilante tuvo que ser hospitalizado a causa de las heridas producidas.


Sobre los incidentes en Sants, hemos asistido estupefactos a aperturas de telediarios con comentarios tales de que "los vigilantes no pueden detener" (Artículo 490 lecrim), "los vigilantes no pueden comprobar si se lleva billete" (5/2014 Ley de Seguridad Privada), y demás burradas más propias de aficionados que de profesionales de la información.

No es de extrañar que cada vez haya más gente buscando información en redes sociales y en grupos que en medios de comunicación.

Muy pocos titulares, por no decir ninguno, se pueden ver en los medios sobre cómo algunos compañeros salvan vidas, frustran agresiones, robos, y demás, en una labor que no es reconocida ni de la que se hacen eco.

En estos medios sólo aparecen con asiduidad polémicas estériles con el personal de seguridad y que lo único que se consigue es crear y aumentar una sensación de impunidad ante este sector por parte de la ciudadanía y de los delincuentes. Algo muy peligroso ya que si esto sigue así, será muy difícil pararlo, y más con un colectivo desprotegido y desamparado.


No hay comentarios