La Policía Nacional detecta un nuevo fenómeno de difusión no consentida de vídeos íntimos a través de Internet

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos personas por difundir vídeos de carácter sexual en páginas pornográficas sin el consentimiento de sus protagonistas.
Los arrestados contaban con perfiles donde, presuntamente, difundían las secuencias y que les generaban unos beneficios económicos de unos 2.000 euros mensuales, acumulando uno de ellos 57 vídeos que aglutinaban unas 85.000 visitas diarias.
Las secuencias eran obtenidas durante conversaciones en plataformas de vídeochat aleatorio, por lo que los investigadores estiman la existencia de centenares de víctimas que no han denunciado los hechos al desconocer la grabación y publicación de los vídeos íntimos.
Cualquier persona que se considere perjudicada por un hecho similar, puede denunciar los hechos de forma confidencial en el email redesabiertas@policia.es, indicando en el asunto “Redes 1-Operación Hunter”.

Continuo ciberpatrullaje en la red

La investigación comenzó como consecuencia de las continuas labores de ciberpatrullaje realizadas por agentes especializados en la lucha contra la ciberdelincuencia. Los policías detectaron un nuevo fenómeno de difusión no consentida de vídeos íntimos obtenidos a través de plataformas de vídeochat aleatorio. Una vez obtenidos, eran publicados sin el conocimiento ni consentimiento de sus protagonistas en conocidos portales de contenido pornográfico.

Tras conocer los hechos, los agentes centraron la investigación en localizar a los presuntos autores y, además, en identificar a las víctimas que desconocían que esos vídeos íntimos fueron grabados y subidos en conocidas páginas web de contenido pornográfico.

Publicaba vídeos sexuales de su actual pareja

Los agentes lograron identificar y detener a los dos presuntos autores en Madrid y Tarrasa (Barcelona), estando ambos en posesión de gran cantidad de vídeos de numerosas víctimas. El varón detenido en Madrid contaba además con pornografía infantil en sus dispositivos y, entre sus numerosas víctimas, se encontraba su actual pareja que desconocía que los vídeos de carácter íntimo que grababa eran finalmente publicados en páginas web de pornografía.

Uno de los arrestados acumulaba 57 vídeos en su perfil que aglutinaban unas 85.000 visitas diarias, lo que le generaba un beneficio económico de unos 2.000 euros mensuales en concepto de publicidad.

Cientos de víctimas que desconocen los hechos

El auge de las plataformas de vídeochat aletorio, y el hecho de que hayan pasado de ser una forma de conocer a otras personas a convertirse en un medio para realizar actividades de índole sexual basadas en el anonimato de los interlocutores a través de vídeoconferencias, es una práctica no exenta de riesgos.

Los investigadores estiman la existencia de cientos de víctimas que no han denunciados los hechos por desconocer que estos vídeos íntimos fueron grabados, y que en la actualidad se muestran en páginas pornográficas. Algunas de las víctimas fueron identificadas tras laboriosas gestiones y, entre ellas, se encuentra una menor de edad que fue alertada de la existencia de estos contenidos al ser identificada por un conocido.

Los agentes especializados en ciberdelincuencia han puesto a disposición de cualquier persona perjudicada por un hecho similar el email redesabiertas@policia.es, indicando en el asunto “Redes 1- Operación Hunter”, a fin de que interponga la correspondiente denuncia de forma confidencial.


No hay comentarios