Condenado por ocasionar lesiones a un vigilante al que agredió cuando le recriminó su actitud





La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Zaragoza ha confirmado la sentencia (112/2018 -SAP Z 372/2018) que condena por un delito de LESIONES a un individuo que agredió a un vigilante de seguridad, previsto y penado en el artículo 147-1 del Código Penal , concurriendo en su conducta la agravante de reincidencia del art. 22-8ª del mismo cuerpo legal , a la pena de DIEZ MESES de Multa con una cuota diaria de SEIS euros , con la responsabilidad personal subsidiaria del art. 53 del Código Penal en caso de impago e insolvencia (un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias no satisfechas), y a una imdemnización de 1.200 € por lesiones y secuelas, más los intereses legales del 576 L . E.C.

El individuo, con antecedentes penales y que había sido también condenado previamente por un delito de lesiones a la pena de 1 año de prisión, se hallaba en la parada 4 del tranvía "Campus Río Ebro" de esta ciudad, junto a otro acusado que ha sido absuelto en esta misma sentencia.

Ejercía en ese momento y lugar funciones de vigilante de seguridad el compañero agredido, trabajador de la empresa "Bauser". Al recriminar el vigilante varias veces a los encausados que no respetaron la fila, el agresor, con inequívoco ánimo ilícito de menoscabar su integridad corporal, reaccionó propinando al vigilante un puñetazo en el rostro y agarrándole seguidamente del cuello, siendo frenada la agresión por los compañeros del vigilante que se hallaban en la parada de enfrente, auxiliados por Agentes del CNP que estaban en las proximidades.

El vigilante sufrió contusión malar derecha y tendinitis bicipital en la extremidad superior izquierda, lesiones que precisaron tratamiento médico posterior a la primera asistencia, consistente en antiinflamatorios y dos sesiones de osteopatía estructural, curando en 20 días no impeditivos y quedándole una secuela de dolor bilateral de codos con arco de movilidad conservado, que se valora en un punto.



No hay comentarios