Procedimientos actuales para obtener la habilitación de Vigilante de Seguridad y especialidades







Actualmente, para la obtención de la habilitación de Vigilante de Seguridad y especialidades, existen dos formas de obtenerlas. Está la forma tradicional, pasando exámenes ante la Policía Nacional, y después está la "nueva" mediante los certificados de profesionalidad.


Con el proceso tradicional, los aspirantes habrán de superar, en los centros de formación autorizados, en ciclos de al menos ciento ochenta horas y seis semanas lectivas, los módulos profesionales de formación que se determinan en la Resolución de 12 de noviembre de 2012, de la Secretaría de Estado de Seguridad. Además, en el caso de los aspirantes a la especialidad de  vigilantes de explosivos deberán superar los módulos complementarios y específicos, de treinta horas lectivas, establecidos en la mencionada Resolución.

Los ciclos formativos, en su delimitación horaria, podrán comprender un porcentaje máximo del cincuenta por ciento de la formación no presencial o a distancia, debiendo impartirse obligatoriamente con carácter presencial las enseñanzas de naturaleza técnico-profesional, instrumental, de contenido técnico operativo y las prácticas de tiro y laboratorio.

A quienes hayan superado los módulos de formación y las pruebas físicas, los centros de formación autorizados les expedirán el correspondiente diploma o certificado acreditativo. Con ese diploma o certificado podrán presentarse a las pruebas físicas y teóricas que anualmente establece el Ministerio del Interior para la obtención de las correspondientes habilitaciones.


Certificados profesionales:



El Real Decreto 548/2014 de 27 de junio por el que se establecían cinco certificados de profesionalidad de la familia profesional Seguridad y medio ambiente, regulados por el Real Decreto 34/2008 de 18 de enero, que junto a la aparición de la Ley de Seguridad Privada, abrió la puerta para la obtención de habilitaciones sin realizar las pertinentes pruebas de capacitación por la Policía Nacional. 

En esta ley de Seguridad Privada, referente a la formación requerida para el personal de seguridad privada (Artículo 29. Formación), nos encontramos que esta consistirá en:





1. La formación requerida para el personal de seguridad privada consistirá:

a) Para los vigilantes de seguridad, vigilantes de explosivos, escoltas privados, guardas rurales, guardas de caza y guardapescas marítimos, en la obtención de la certificación acreditativa correspondiente, expedida por un centro de formación de personal de seguridad privada que haya presentado la declaración responsable ante el Ministerio del Interior o el órgano autonómico competente, o de los correspondientes certificados de profesionalidad de vigilancia y seguridad privada y guarderío rural y marítimo, que establezca el Gobierno a propuesta del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, o del título de formación profesional que establezca el Gobierno a propuesta del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.



En éste artículo, al final, encontramos esto en el párrafo:
Artículo 28. Requisitos generales.

1. Para la obtención de las habilitaciones profesionales indicadas en el artículo anterior, los aspirantes habrán de reunir, los siguientes requisitos generales: i) Superar, en su caso, las pruebas de comprobación que reglamentariamente establezca el Ministerio del Interior, que acrediten los conocimientos y la capacidad necesarios para el ejercicio de sus funciones.
Con los certificados de profesionalidad, el trámite exigido para la obtención de las habilitaciones, es que hay que realizar tan sólo 290 horas de formación en una academia.

A toda esta formación académica hay que sumarle un módulo de formación práctica de 40 horas en empresas de seguridad privada.
Estos certificados acreditan que el alumno ha adquirido las competencias profesionales que le capacitan para desarrollar una actividad laboral concreta. Tienen carácter oficial y validez en todo el territorio nacional y son expedidos por el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) y los órganos competentes de las Comunidades Autónomas.
Como dijimos anteriormente, no hay que realizar exámenes de ningún tipo ante la Policía Nacional ya que estos se hacen en la propia academia. El certificado de profesionalidad acredita que su titular posee unos determinados conocimientos y experiencia profesional, por lo que el aspirante, una vez terminados las horas lectivas presentará toda la documentación correspondiente en la Policía Nacional, que tras comprobar el cumplimiento de los requisitos generales indicados en la Ley de seguridad Privada 5/2014 le expedirá la TIP.




No hay comentarios