Condenada a un año de prisión por robar y golpear al vigilante con la puerta del coche cuando huían



La sentencia es de hace un par de años, pero nos enseña por lo que tienen que pasar, aguantar y padecer nuestros compañeros que prestan servicios en las grandes superficies:




Sobre las 15:30h del día 15 de noviembre, una pareja, hombre y mujer, se dirigió al Bricomart situado en la calle Níquel de Valladolid para robar.  La acusada cogió un juego de brocas y dos aspersores cuyo precio de venta al público era de 27, 46 euros y se lo escondió en el pantalón dirigiéndose a la salida sin compra. Una cajera les requirió para que salieran por el control de seguridad.


A su salida, el vigilante de seguridad les pidió que le acompañasen a un lugar más discreto. El varón accedió pero la mujer se negó y continuó su marcha hacia el exterior del establecimiento. El vigilante de seguridad, como la acusada no interrumpía su marcha, se interpuso entre ella y la salida extendiendo los brazos. En ese momento la acusada golpeó al compañero en el pecho con puñetazos y empujones y el acusado le golpeó con el carro que llevaban y salieron del establecimiento. El vigilante les siguió y llegaron a un vehículo donde la acusada  entró apresuradamente.

 El vigilante consiguió que no cerrara la puerta del vehículo y fue cuando ella arrojó al suelo los objetos de riego sustraídos. Entonces puso en marcha el vehículo y dio marcha atrás y empujó al compañero con la puerta abierta del coche golpeándole en la espalda. Los acusados huyeron a gran velocidad. Como consecuencia de la agresión, nuestro compañero sufrió un trauma costal derecho.

Según la sentencia, la acusada padecía un trastorno de ansiedad generalizada con conducta cleptómana desde hace diez años, con reagudizaciones periódicas, con bajo control de impulsos, por lo que, según el informe médico forense presentaba una disminución de las bases psicobiológicas de la imputabilidad.




En esta ocasión la sentencia dictada por el juez condena a la mujer como autora criminalmente responsable de un delito de robo con violencia ya definido, concurriendo las atenuantes de reparación del daño y analógica de alteración psíquica, a la pena de UN AÑO DE PRISIÓN e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el mismo tiempo y como autora de un delito leve de lesiones, concurriendo las mismas atenuantes, a la pena de UN MES MULTA con cuota diaria de SEIS EUROS y responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago, y con condena al pago de las costas.

El juez condena al hombre como autor criminalmente responsable de un delito leve de hurto y un delito leve de lesiones, concurriendo la atenuante de reparación del daño, a la pena de UN MES MULTA CON CUOTA DIARIA DE SEIS EUROS por cada uno de los delitos con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago, y con condena al pago de las costas causadas.
En concepto de responsabilidad civil indemnizaron al compañero agredido en la cantidad de 350 euros.
La sentencia fue declarada en su firmeza ya que las partes acusadas mostraron su negativa a recurrirla.




No hay comentarios