Condenado a tres meses de prisión y a 4.305 euros por pegarle a un vigilante de una superficie comercial




Sentencia N°APVA:2019:376 en la que se relata cómo sobre las 16:00 horas en el establecimiento comercial BRICODEPOT de Laguna de Duero (Valladolid), se produjo un incidente entre un cliente del establecimiento, y un dependiente de la sección de carpintería del centro. Al escuchar voces elevadas, el vigilante de seguridad se dirigió al cliente, solicitándole que se tranquilizara, e invitándole a salir del establecimiento, a lo que este se negó, dirigiéndose hacia las puertas basculantes con intención de acceder a la zona de venta.



El vigilante de seguridad se situó delante de dichas puertas, impidiéndole el acceso, lo que motivó que el cliente tratara de entrar por la fuerza, propinando varios empujones y puñetazos al compañero, quien se vio obligado a emplear la fuerza mínima indispensable para evitar que accediera a la zona indicada y sacarle del establecimiento.



Como consecuencia de los hechos descritos, el vigilante de seguridad sufrió lesiones consistentes en omalgia derecha, lesiones que precisaron para su curación, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento facultativo consistente en cabestrillo, medicación y rehabilitación, y de las que tardó en sanar 60 días, los cuales estuvo impedido para sus ocupaciones habituales, quedándole como secuela artrosis postraumática y hombro doloroso.


Del mismo modo, a raíz de los hechos relatados anteriormente, el cliente sufrió lesiones cutáneas, ansiedad y elevación de la tensión arterial, lesiones que precisaron para su curación tan solo una primera asistencia facultativa, y de las que tardó en curar un día, no estando impedido para sus ocupaciones habituales.




En una primera sentencia su señoría condenaba al agresor del vigilante, el cliente en este caso, a la pena de SEIS MESES DE PRISIÓN, y a una indemnización de 9.304,90 euros, pero finalmente con este recurso, en el que se confirma la condena del agresor, terminan rebajándole la pena a tres meses de prisión, y que en concepto de responsabilidad civil indemnice al vigilante en la cantidad de 4.305 euros por las lesiones y secuelas sufridas, más el interés legal, y con condena de las costas de instancia derivadas de dicha infracción, incluidas las de la acusación particular. Las costas de este recurso se declaran de oficio.



Sobre las lesiones causadas al cliente por el forcejeo de la intervención, el juez absuelve a nuestro compañero de ellas.


No hay comentarios