Y mientras, las televisiones calladas como....


La semana pasada fue una semana para olvidar en cuanto a incidentes ocurridos en nuestro sector se refiere.

Medios de prensa escrita daban diferentes noticias en las que se hacían eco de las agresiones y muertes ocurridas relacionadas con los profesionales de este gremio:


En Arona detuvieron a un hombre, vecino del barrio de El Fraile, como autor de un apuñalamiento a un vigilante de seguridad cuando este trató de evitar un hurto en el interior de un supermercado. El individuo intentó pinchar al compañero con un objeto punzante.




Dos vigilantes de seguridad del Metro en Bilbao fueron agredidos en la parada de Bolueta cuando intervinieron por un incidente de celos, y en presencia de la ertzaintza. Los agresores fueron detenidos bajo la acusación de los delitos de lesiones menos graves y resistencia grave a agentes de la autoridad.




Un compañero de Granada fue herido también durante una intervención con una mujer, en un centro de salud, la cual se puso a dar gritos y a insultar a los administrativos, lo cual le obligó a actuar. Le arañó el ojo, el brazo y le golpeó la cara en dos ocasiones. Finalmente logró reducirla





Un compañero de 43 años fallecía en un gran centro de distribución, que todavía se encuentra en obras, en el polígono industrial de Toledo. El compañero murió aplastado por una puerta corredera de más veinte metros de largo por dos de alto . La estructura metálica, de varias toneladas de peso, se le cayó encima.
Los bomberos tuvieron que emplear unos pequeños colchones hinchables para levantar la pesada puerta y liberar el cuerpo del compañero, que se llamaba Jaime. Descansa en paz compañero.





Dos jóvenes neonazis dieron una brutal paliza a un vigilante de seguridad de Megapark. El vigilante, de origen senegalés, estaba intentando ordenar la entrada de las personas al recinto. Estos dos individuos la emprendieron a golpes de tal manera que el vigilante terminó sangrando hasta por las orejas y aseguraba que no sentía las piernas. Sobre esto SoS Racismo aún no se ha pronunciado. No sabemos si es que como este senegalés es vigilante igual no cuenta.


Un compañero del aeródromo de Corvera resultaba herido de gravedad al sufrir una descarga eléctrica cuando este se encontraba haciendo una prueba en una máquina de las que detectan si los pasajeros que van a embarcar en un avión llevan explosivos o sustancias estupefacientes.


Dos vigilantes de seguridad del Metro en Bilbao fueron agredidos en la parada de Bolueta cuando intervinieron por un incidente de celos, y en presencia de la ertzaintza. Los agresores fueron detenidos bajo la acusación de los delitos de lesiones menos graves y resistencia grave a agentes de la autoridad.




¿Y AHORA QUÉ?

Esta recopilación de noticias es una muestra de lo que pulula por la red y de las que las televisiones no han considerado importante ya que no han dedicado ni un triste minuto a estos sucesos. Se ve que es más importante para las televisiones como un tío, borracho como una cuba, se tira desde un balcón del hotel a la piscina y se muere por hacerse el gracioso.

Sin embargo, estos medios audiovisuales, para poner en entredicho a todo un colectivo, si que se hacen eco sobre intervenciones en las que se ven involucrados carteristas que empujan y roban a ancianas en el metro, dándoles horas y horas de audiencia a un suceso en el que de lo que dicen no tiene nada que ver la mitad con la realidad del incidente, y en el que se pone en tela de juicio a estos trabajadores.

Durante mucho tiempo vemos cómo se viene silenciando completamente al sector, tapando los problemas que este viene padeciendo y cómo la precariedad y los abusos tienen barra libre sin que nadie, absolutamente nadie ponga freno a todos los agravios que vienen padeciendo estos trabajadores. Esto por desgracia se ha convertido en algo normal con lo que los vigilantes de seguridad han de convivir.

1 comentario: